Noticia | El Tomate Blues se reafirma como uno de los festivales más importantes de España

| 09 de octubre de 2017| 14:30



Miles de personas, amantes de la música negra, se acercaron el sábado a Los Palacios y Villafranca para presenciar el VII Tomate Blues, convertido en el segundo festival más importante de Andalucía y uno de los grandes de España, a tenor de la opinión de los asistentes, y de las propias bandas que participaron en esta cita. Todos ellos alabaron la grata acogida y la buena organización. Un Festival organizado por el Ayuntamiento palaciego y por la Asociación Cultural Tomate Blues.

El Parque de las Marismas empezó a recibir visitantes a partir de las 12 de la mañana, para degustar la fritá de más de 240 kilos de tomate de Los Palacios. Las altas temperaturas registradas el sábado en la localidad hicieron que, conforme iba cayendo la tarde, la afluencia de público se incrementara de manera notable, consiguiendo a partir de las 20.00 horas la máxima afluencia.

El pianista Francisco Acosta abrió el Tomate Blues 2017 con una selección de las grandes baladas del rock de todos los tiempos. Tras él subió al escenario Tamal Hot Band, la banda sevillana que con su frescura deleitó a los amantes del jazz y del swing. La gente seguía llegando al parque, cuando The Red Apple’s Club Band una Big Band de 17 músicos de Los Palacios y Villafranca sorprendía a los asistentes con la interpretación de diferentes estilos musicales, blues, rock, soul, música instrumental y latina con arreglos de algunos de sus integrantes, transformando los temas clásicos y también propios, en auténticas bandas sonoras, con un estilo nuevo y original que recordaba al director de cine Quentin Tarantino.

Después, el Festival acogía a los madrileños The Downtown Alligators, quienes se sintieron muy a gusto sobre el escenario, y con un público entregado, tras ellos el guitarrista y cantante estadounidense Buddy Whittington junto a Santiago Campillo, miembro fundador y guitarrista principal del grupo M-Clan, los dos guitarristas acompañados por el genial órgano del vecino de Alcalá de Guadaíra Álvaro Gandul, derrochando talento sobre el escenario, todo un lujo. La noche terminó con el esperado Lito Blues Band donde los amantes de la historia del blues, soul y rock and roll, vieron colmados sus deseos. El Tomate Blues, es un Festival que cada año se rejuvenece, se afianza, y se hace cada vez más grande.